Mezcla de partes iguales de crema para batir y chocolate derretido, aunque suele variar dependiendo de la receta. Esta preparación puede servir como betún o cobertura de algún pan, pastel o panqué.

Normalmente, cuando se enfría el ganache, se solidifica ligeramente y toma una textura rica para los postres.