Rociar un plato con aguardiente (coñac, ron, whisky, etc.) y prenderle fuego para intensificar su sabor.